martes, 26 de noviembre de 2013

Resumen de la película "Amadeus"


AMADEUS

La película de Milos Forman, premiada en 1984 con 8 oscars, cuenta la historia de una relación (amor-odio) entre dos grandes compositores del clasicismo, Wolfgang Amadeus Mozart y Antonio Salieri. Narrado por el propio Salieri, confesándose de haber sido el autor de la muerte de Mozart a un sacerdote, en un manicomio, comienza por el encuentro con ese “ser” (que con la edad de 4 años ya componía piezas para piano), en el palacio de su primer mecenas, el Arzobispo de Salzburgo. Salieri no comprendía como Dios había escogido a un ser tan mezquino para componer una música “tan milagrosa”.
El emperador José II, organiza un encuentro con Mozart para conocerlo y encomendarle la composición de una ópera (El rapto en el Serrallo). Salieri compone una pequeña pieza de bienvenida en la que quedan patentes las grandes diferencias entre los dos compositores: Salieri trabajando y rezando para componer tan breve pieza para que Mozart, con haberla escuchado tan sólo una vez, la aprenda de memoria e incluso haga una variación sobre la misma. Otra escena en la que Salieri muestra una fascinación extrema por la música de Mozart en cuando su mujer, Constance, se presenta en casa de Salieri para entregarle algunas composiciones con el fin de que sea elegido para dar clases de música a la princesa. Salieri, de pie, observa en este orden el Concierto para flauta y arpa, la Sinfonía 29, el Concierto para dos pianos, la Sinfonía concertante para violín y viola, y el Kyrie de la Gran Misa. La impresión es tan fuerte que incluso se le caen las partituras.
Más adelante, Salieri (sabiendo que tienen problemas económicos) contratará a una sirvienta para tener controlado a Mozart, y gracias a ella logra entrar en casa, aprovechando que Mozart tocaba en un concierto, y descubrir que está componiendo Las bodas de Fígaro (sobre un libreto prohibido por el Emperador, ya que fomentaba el odio entre clases, y claro, esto no interesaba a la nobleza). Aún así, Mozart logra representarla. Poco después se entera de la muerte de su padre Leopold, quien había marcado tanto a Mozart en su juventud; “todo lo que Mozart había llegado a ser se lo debía al que había dedicado toda su vida a enseñarle”. Don Giovanni (Don Juan) es la siguiente ópera que aparece en escena, y Salieri vuelve a mostrar esa mezcla de admiración y odio al confesar que hizo todo lo posible para que la ópera sólo se representase cinco veces, pero asistió en secreto a esas cinco representaciones. En ese momento diseñó un macabro plan: encargar a Mozart la composición de una Misa de difuntos (Réquiem) y al terminarla, matarlo, para así acabar con ese ser que hacía sentir a Salieri el más mediocre del mundo (su santo patrón), y por otro lado burlarse de Dios, y quedarse con la composición. A la vez que Mozart recibe el encargo del Réquiem, también se le encarga la composición del vodevil (ópera cómico-fantástica destinada a un público menos culto) “La flauta mágica”. El paso del tiempo situaría esta ópera como una de las más grandes jamás compuestas. Durante su estreno Mozart comienza su enfermedad que lo llevará a la tumba (en la película un día después, en la realidad dos meses después). Salieri se ofrece para cuidarlo, ya que Constance está recuperándose anímicamente a causa de los devaneos de Mozart con la bebida y las mujeres. Salieri presiona a Mozart para terminar el Réquiem cuanto antes pero éste muere dejándolo incompleto (y guardado bajo llave por su mujer) e impidiendo que Salieri se pueda salir con la suya. Mozart es enterrado finalmente en una fosa común.

Matizaciones históricas

  • Salieri no cuidó a Mozart en los últimos momentos de su vida. Fue su mujer y algunos alumnos.
  • Mozart no tuvo un hijo, sino dos.
  • Tuvo una hermana, mayor que él, y por cierto, bastante buena en música.
  • El encargo del Réquiem fue cosa de un Conde que quería dedicar una gran misa a su recién fallecida esposa.
  • Salieri en absoluto quiso deshacerse de Mozart. Salieri era el compositor oficial de la Corte, muy respetado y valorado en su tiempo, mucho más que Mozart.